Archive for enero, 2011

Navidad en Kuala Lumpur

Bueno, aquí va la primera entrega de esa pedazo viaje que me marqué estas últimas navidades…

Creo que Dios (o el Monstruo del Spaguetti Volador o lo que sea en lo que creáis) decidió equilibrar mi karma y por eso me concedió el peor vuelo de la historia.

Me rodeó de tiny humans gritones y llorones, provocó las peores turbulencias de la historia y, para colmo, lo que es inadmisible…en ese avión NO se vendía ALCOHOL. ¿Pero qué clase de compañía aérea es AirAsia?

Llegué a Kuala Lumpur el día de Nochebuena sobre las 22.00h aproximadamente, por lo que para cuando el taxista me arrojó -no sin antes perdernos varias veces- a las puertas del hogar de Ivan, supuse que ya habrían empezado a cenar.

Pero no, al parecer la idea de una barbacoa en la azotea era muy buena en teoría, pero en la práctica fue un epic fail las dos primeras horas. Le echamos la culpa a la humedad, claramente, nuestra falta de maña no tuvo nada que ver… Anyway, finalmente cenamos y bebimos como lo que somos, unos salvajes.

NaviBarbacoa!

Estos 3 días que pasamos en Kuala Lumpur dieron mucho de sí. Vimos las Batu Caves sin ser atacados por ningun mono, lo que parecía imposible a priori.

El Buddha, tan alto como las escaleras del infierno que llevan a la cueva...

Probablemente estos bichos se encuentran en el top 10 de los animales que más odio del planeta, junto con las ratas voladoras. A mis oídos han llegado historias de monos que quitarían el sueño al más audaz… Hubo un hombre que estuvo sin salir de su casa un fin de semana en VeteASaberDónde, porque un mono se hizo fuerte en un árbol de mangos del jardín, y cada vez que intentaba salir por la puerta de casa el maldito mono le tiraba uno ¬¬

Un mono maquinando cómo robarme mi cocobag

El domingo 26 de diciembre hicimos rafting. Como somos masocas y sufrir es lo que más nos gusta, madrugamos tanto que los malayos aun no habían colocado ese despropósito que ellos llaman carreteras. Después de una hora y media en dos trenes distintos, un paseo de 50minutos en un coche con un malayo cualquiera y 30 minutos de botes y traquetreo en un todo terreno, selva a través…llegamos a nuestro destino: el río!!!

Moló TANTO. Quedarán para la posteridad momentos como aquél en que una india de nuestra lancha cayó al agua y la pasamos por encima. Tres veces. Cuando el marido ya estaba pensando con quién podía concertar un nuevo matrimonio, la india asomó la cabeza…con las gafas de sol TODAVÍA PUESTAS.

Kuala en general es sucia y desorganizada. No hay mucho para ver, aunque las petronas son IMPRESIONANTES. Y lo dice alguien que vive en una de las ciudades con más rascacielos del mundo… Sin embargo, pese a todo, KL me gustó. Supongo que comer por un euro y tomarse zumos naturales recién hechos por 50 céntimos, ayuda.

Otra de las cosas que llaman la atención en esta ciudad, es la cantidad desmesurada de centros comerciales que tienen. Hay uno que tiene una maldita MONTAÑA RUSA dentro. Y no es pequeña precisamente…

Repito, DENTRO de un centro comercial.

El día 27 por la noche emprendimos rumbo a Tailandia…pero eso en el próximo capítulo, que hay MUCHO que contar 🙂

Anuncios

Asia Funeral Expo

Feliz Año nuevo!

En breve actualizaré el blog con un par de entradas sobre el pedazo viaje que me he marcado durante estas vacaciones… mientras tanto, os dejo con una ‘chinada’ más de estas que tanto les gusta.

En Mayo se organizará en Hong Kong la ‘Asia Funeral Expo’. Mi cara ayer al enterarme era un poema…estaba ya ideando mil chistes sobre el tema cuando se me ocurrió buscarlo en google imágenes.

ESTO es lo que apareció:

Los médicos siempre lo dicen, descansar bien es MUY importante

¿Nos dejarán probarlos? Quiero TANTO una foto como esta… Pero si el ataúd tiene hasta baffles y todo… me pregunto qué clase de música pincharán en el infierno.